Navegação – Mapa do site
Artigos

Mapas y dioramas

Elementos para repensar la construcción cartográfica de la naturaleza y la naturaleza de los mapas.
Mapas e dioramas: elementos para repensar a construção cartográfica da natureza e a natureza dos mapas
Maps and dioramas: elements to rethink the cartographic construction of nature and the nature of the maps.
Sebastián Díaz Ángel.

Resumos

Em um de seus famosos artigos Donna Haraway analisou o papel desempenhado pelos dioramas do Museu de História Natural em Nova York para a colocação da cena taxidermica do continente Africano - e de sua ordem natural – segundo os cânones morais importantes de setores da elite dos EUA do final do século XIX e início do século XX. Segundo Haraway, dioramas e sua "arte realista" procuraram gerar no espectador a sensação de observar as verdades da natureza de uma espécie de janela, o diorama, de forma semelhante à maneira como são comumente utilizados e compreendidos os mapas, isto é como espelhos do mundo. Analogias e semelhanças entre mapas, dioramas e outros recursos visuais não são superficiais e merecem ser examinadas com maior profundidade, pois estes compartilham suas aspirações para simular a realidade - e por vezes, também a sua capacidade de suplanta-la naturalizando várias relações de poder e autoridade.
A partir do uso de conceitos como “bricolaje” e “collage”, exploro semelhanças aparentemente surpreendente entre práticas cartográficas e taxidermicas, que eu acredito que ajudam a compreender melhor a racionalidade cartográfica, o papel dos mapas na construção da natureza, e sua adaptação aos ideais científicos de realismo, naturalismo e objetivismo de acordo com as necessidades do Estado moderno, a idéia de nação, o comércio e o capital, entre outras. Para isso, eu uso alguns exemplos de mapeamento do início do século XIX.

Topo da página

Texto integral

Presentación: Dioramas y mapas: “ventanas de la naturaleza” y “espejos del mundo”.

1En su texto “Teddy Bear Patriarchy: Taxidermy in the Garden of Eden, New York City, 1908-36”, Donna Haraway (1985) analiza los Dioramas del Museo de Historia Natural de Nueva York en tanto tecnología visual de producción de la naturaleza y de reproducción de determinados valores sociales. Haraway nos presenta los dioramas del Hall de Mamíferos Africanos como una gran puesta en escena taxidérmica del continente africano y su orden natural, según los cánones morales de sectores importantes de la élite norteamericana de finales del siglo XIX y principios del XX:

  • 1 Cita original en inglés “As an altar each diorama tells us a part of the story of salvation history (...)

Como un altar, cada diorama nos cuenta parte de la historia de la salvación: cada diorama tiene emblemas especiales indicando virtudes específicas […] Cada grupo de mamíferos forma una comunidad estructurada por una división natural de funciones. (Haraway, 1985, 24)1.

Figura 1: Mountain Gorilla

Figura 1: Mountain Gorilla

Akeley Hall of African Mammals

2La división fisiológica y sexual del trabajo, las jerarquías familiares, sociales y raciales, así como los ideales de belleza y pureza –entre otros-, se legitimaban en los dioramas y su montaje naturalista de los cuerpos disecados. Todo con el fin de generar en el observador la sensación de estar frente a una “ventana” a través de la cual obseva la verdad de la naturaleza (Quinn, 2006. Harroway, 1985, 36).

3El diorama, como “arte realista” y como “ventana a la naturaleza”, es un caso muy interesante para abordar el problema del papel jugado por las tecnologías visuales modernas en la historia de las ciencias naturales, en la producción social de la naturaleza y en la configuración de las relaciones entre ésta y la sociedad, todas cuestiones de interés para la geografía y la historia del pensamiento geográfico, así como –quiero insistir- también para el tipo de historia de la cartografía que estamos produciendo hoy en día.

1. Un viejo problema al que se propone volver para entender mejor la naturaleza de los mapas, este es: las relaciones entre tecnologías visuales, racionalidad cartográfica e ideales científicos

4Mapas, dioramas y otras tecnologías visuales que hoy nos parecen normales y obvias, tienen un lugar central en la producción y reproducción social de los ideales visuales de realismo, objetivismo y naturalismo, y en la legitimación de la noción cartesiana de que la visión es la fuente privilegiada –objetiva, transparente, estable, directa- de acceso al mundo real y a la verdad. Desde los trabajos de Erwin Panofsky, a principios de siglo XX, sabemos que el arte del Renacimiento inventó la perspectiva tal y como lo conocemos ahora, sobre la que se sustentó en buena medida la racionalidad cartográfica moderna. En efecto según Panofsky, la perspectiva -esa “ventana a través de la cual nos parece estar viendo el espacio” (1973, 8)- y la idea de espacio racional o sistémico -que ya tenemos tan interiorizada- no son naturales, ni obvias, ni dadas: son el resultado histórico de un procedimiento de abstracción matemática y geométrica mediante el cual se estructuró un “espacio infinito, constante y homogéneo” (un espacio construido, racionalizado, lógico), que “es totalmente opuesto a la de espacio psico-fisiológico”, en el que la percepción se encuentra unida “a un campo limitado y definido del espacio”, y en el que “cada lugar posee su peculiaridad y valor propio” (1973, 10).

5La perspectiva en términos de Panofsky transformó “el espacio psico-fisiológico en espacio matemático”, al punto que nos sorprende descubrir que nuestro órgano visual, tan entrenado a ver este espacio cartesianamente, en realidad toma las líneas rectas como curvas y no como la perspectiva plana las proyecta (1973, 13); contrario, segñun Panofsky a los “Antiguos” que se representaban “la configuración del campo visual como una esfera”, y cuyas nociones de óptica y teoría del arte eran “básicamente contrarias a la perspectiva plana” (1973, 15).

  • 2 John Pickles, señala al respecto por ejemplo: “The fetishizing of the map was part of this wider fe (...)
  • 3 Sobre el poder sinóptico de los mapas y la ilusión de la “perspectiva total” y el involucramiento d (...)
  • 4 Al respecto ver por ejemplo Turnbull (1989).

6En la misma línea, literatura más reciente, destaca cómo museos, exhibiciones y diversidad de tecnologías visuales de finales del siglo XIX y principios del XX participaron con su “fetichizacion de la visión”, de la producción y mercantilización (“commodification”) de la naturaleza y el espacio bajo una misma racionalidad cartográfica y un mismo ideal científico (Crosgrove, 2001. Pickles, 2004)2. Es de destacar que este poder sinóptico3 que comparten dioramas y mapas en tanto “ventanas a la naturaleza” y “espejos del mundo”, expresa precisamente una de las aspiraciones más profundas de la ciencia: volver la naturaleza, el planeta y el espacio fuentes de información accesibles desde un mismo tiempo y lugar (llámese esto enciclopedia, atlas, museo de historia natural, google earth, etc.)4:

  • 5 La literatura en este sentido es amplísima, además de los famosos escritos de Brian Harley (2005), (...)
  • 6 "Del rigor en la ciencia", Jorge Luis Borges: “En aquel Imperio, el Arte de la Cartografía logró ta (...)

7Del poder sinóptico, a las aspiraciones panópticas (de vigilancia y control) no hay mucha distancia y es por ello que estudios como el de Donna Haraway sobre los dioramas, o los famosos textos de Brian Harley (2005) sobre los mapas como poder-conocimiento (entre muho otros críticos de la visión empirista o naturalizada de la cartografía5) tienden a denunciar las manipulaciones de las que tradicionalmente son objeto estas tecnologías visuales, estos “simulacros del territorio” que por absurdo que parezca –recuérdese el cuento de Borges6- a veces si terminan por lograr “suplantarlo”.

8El aporte de esta literatura crítica -con sus análisis sobre los intereses que históricamente han encarnado los mapas, los silencios que sostienen y reproducen, o su papel en la construcción ideológica de espacios sobre el que posteriormente ‘echan raíces’ las sociedades, etc.- ha sido fundamental para desestabilizar la lectura convencional de la cartografía y para problematizar la ideología del mapa como espejo de la naturaleza. Es hora de que la historia de la cartografía heredera de la visión crítica de autores como Harley, examine con mayor detenimiento las implicaciones y el significado de la construcción cartográfica de la naturaleza y “sus verdades”, y que problematice a fondo la relación histórica entre tecnologías visuales, racionalidad científica e ideales cartográficos.

9Y es que los ideales cartográficos han resistido mucho más tiempo a la crítica cultural que los ideales taxidérmicos aplicados a los dioramas. Esto puede parecer sorprendente si pensamos que debería resultar más “fácil” la deconstrucción sociológica e histórica de una artefacto impreso que la de un animal disecado en una vitrina. No obstante, la cartografía como disciplina científica institucionalizada tiene defensores más importantes y poderosos (estados, empresas, universidades, etc.) que la taxidermia, y en este sentido ésta última constituyó, probablemente, una presa más débil para el posmodernismo, como el texto de Haroway de 1985.

10En la sección que sigue propongo explorar similitudes aparentemente sorprendentes entre prácticas cartográficas y taxidérmicas, que a mi juicio ayudan a comprender mejor el papel de los mapas en la construcción de la naturaleza y en la acomodación de sus verdades a los ideales científicos de realismo, objetivismo y naturalismo, según necesidades del estado moderno, la idea de nación, el comercio y el capital, entre otros.

2. Cartografías y taxidermias: ensamblando mapas y dioramas

11El análisis de Haraway aporta elementos centrales para entender la complejidad del contexto en el que se concibieron y desarrollaron los dioramas del Museo de Historia Natural de Nueva York, y las múltiples dimensiones ideológicas, institucionales, políticas, tecnológicas, económicas, diplomáticas, etc., involucradas en su diseño y fabricación. Y sin embargo nada de esta complejidad social el diorama es evidente en sí misma. De hecho uno podría suponer que montar un diorama es relativamente ‘sencillo’: ‘sólo’ se necesita disecar un animal o un conjunto de animales y ponerlos frente a una imagen de fondo con algunos elementos decorativos realistas que ayuden dar la impresión de estar observando la naturaleza –o algo parecido a la naturaleza- en una vitrina.

12La producción del diorama dependía, no obstante, de una alineación significativa de recursos, gestión, diplomacia, acceso a los animales, permisos de cacería, etc., antes de empezar propiamente la coordinación y división del trabajo taxidérmico:

La Taxidermia requiere un complejo sistema de coordinación y de división del trabajo, que comienza en el campo antes de la caza de los animales y que culmina en el museo con el diorama terminado [...]. Registros fotográficos del trabajo en los talleres de taxidermia del Museo muestran diversos trabajadores curtiendo cueros, [...], trabajando en modelos de arcilla y yeso de los grandes mamíferos, montando esqueletos en marcos de madera, consultando modelos a escala, haciendo carpintería, fabricando la vegetación, pintando etc. Se reporta que durante los años comprendidos entre 1926 y 1936, antes de terminarse el Hall de Mamíferos Africanos, el personal empleado en el proyecto era alrededor de 45 hombres. Dibujar la imagen de fondo del diorama era en sí mismo una labor de alta especialización artística, basada sobre numerosos estudios realizados en el sitio de la cacería En el campo, toda la operación se basaba en la organización del safari, una institución compleja donde cuestiones de raza, género y clase confluían. [...] Desollar un animal de gran tamaño podría emplear 50 trabajadores durante varias horas. Fotografías, registros de imagen, máscaras mortuorias del animal, medidas anatómicas, tratamiento inicial de pieles, y la realización de lo todos los bocetos ocupaban muchos trabajadores de campo. No sería exagerado afirmar que la producción de un diorama involucraba entonces el trabajo de cientos de personas en un sistema social que abarca estructuras de autoridad y división del trabajo en una escala mundial. (Harroway, 1985, 35)

13Armar un diorama sobre Elefantes, por ejemplo, implicaba tanto diseñar la escena deseada, como cazar uno a uno los animales que más se acercaran a este ideal para componer la escena; tanto ensamblar las piezas de un sistema social de coordinación de tareas y de división de trabajo, como el bricolaje de huesos, pieles, mediciones, fotos y dibujos para ensamblar una a una las piezas del simulacro visual. Algunos de estos procesos se pueden ver en la figura 2.

14

Figura 2. Ensamblando el diorama de elefantes

Figura 2. Ensamblando el diorama de elefantes

15¿Y esto que tiene que ver con mapas y racionalidad cartográfica?, muchísimo, tal y como pretendo sugerir a continuación. Por un lado, la cartografía recurre a los mismos procesos de tipificación taxonómica e idealización normalizada de la naturaleza, a los usados por biólogos, botánicos y demás naturalistas, tal y como ha sido evidenciado por numerosos investigadores (como por ejemplo, Harley, 2005. Nieto 2002. Turnbull, 1989, 1991). Adicionalmente el trabajo del cartógrafo en su taller se parece mucho al de los carpinteros encargados de armar el elefante para el American Museum of Natural History; tal y como lo han mostrado Lestingrant (1994) en su trabajo sobre cartografía del siglo XVI, y Pickles en su historia de los espacios y su crítica a la racionalidad cartográfica (2004), en los que resaltan precisamente el procedimiento de ensamblaje, collage y bricolaje del que son resultado –en mayor o menor medida- la mayoría de mapas, incluso los de la era panóptica satelital y de los potentes visualizadores espaciales como Google Earth.

  • 7 “Lestingrant discussion of bricolage in the mapping practices of the sixteen-century cartographer a (...)

16El bricolaje o ensamblaje cartográfico7 ilustra un principio fundamental de los mapas: éstos nunca han sido formados sobre la base de información completamente nueva, pues siempre han heredado de mapas anteriores una parte importante –si no preponderante- de su información. Los mapas no revelan el estado del mundo en un momento dado, sino un mosaico ensamblado de datos de diferente procedencia (espacio-temporal), calidad y detalle, cuya cronología y genealogía puede extenderse por siglos (Pearsons 2009). Los datos son coordenados y editados, de tal suerte que simulen la idea de una coherencia y continuidad espacial en sus fuentes, de manera a sostener la idea que por sentido común todos solemos tener de los mapas como un resultado necesario de un proceso lógico que inicia con la recolección de la información espacial por parte de un observador in situ (agrimensor, topógrafo, etc., o a distancia, si es mediante fotografía aérea o satelital); que continua una fase de procesamiento de esa información (en la que especialistas sistematizan y le dan un orden determinado y una apariencia especifica a esa información); y que culmina con el diseño gráfico y la impresión final del material cartográfico para su distribución; un poco a la manera de la tabla 1:

  • 8 Tabla elaborada por el autor adaptando una incluida en Matthew H. Edney (2005,42),

17Tabla 1: fases lógicas de la producción de mapas8

Fase

Personal

Herramientas

Resultado

1

Recolección de la información

Observador, agrimensor, explorador, etc

Cuestionarios, instrumentos y de observación y registro

Datos, cálculos, e imágenes

2

Procesamiento de la información

Compilador

Herramientas de geo-referenciación, compilación, simbolización, graficación, tipografía, diseño, etc.

Manuscritos, plantillas, borradores, modelos,

3

Diseño e impresión del mapa

Dibujantes, diseñadores, grabadores, litógrafos, impresores, etc

Planchas, litografías, impresos, etc

4

Distribución

Editoriales, almacenes, librerías, etc

Mercadeo, convenios institucionales, etc

Mapa

3. Ensamblando la naturaleza, ensamblando un país

18La sinceridad con la que en el siglo XIX algunos mapas revelaban las incongruencias y los distintos niveles de fiabilidad del ensamblaje cartográfico contrasta con la práctica cartográfica actual, empeñada más bien en minimizar o invisibilidad este tipo de situaciones y discontinuidades. El “Mapa de la República de Colombia” del Atlas de la Historia de la Revolución de José Manuel Restrepo, publicado en Paris en 1827, y considerado como uno de los primeros mapas “oficiales” del país (figura 10), por ejemplo,es bastante sincero en reconocer explícitamente los problemas del trabajo de bricolaje y collage y las decisiones subjetivas tomadas por los distintas personas involucradas en la composición del mismo:

  • 9 José Manuel Restrepo. Historia de la revolución de la República de Colombia, por José Manuel Restre (...)

19Este nuevo Mapa de la República de Colombia, se ha trabajado bajo la inspección del secretario del interior de la misma República. Fue proyectado y trazado en dos hojas de regular tamaño por el señor coronel José Lanz, matemático bien conocido, especialmente en Francia, [...]. Las costas del Atlántico y del Pacífico se han trazado por las cartas españolas del depósito de hidrográfico de Madrid. El río Orinoco y sus afluentes se han copiado de los trabajos del barón de Humboldt, y en donde estos han faltado se han seguido […] los mapas de Arrowsmith, haciéndoles pequeñas adiciones y mejoras tomadas de las observaciones astronómicas de los señores Rivero y Boussingault […]. Confesamos francamente que los mapas del interior de esta parte [la antigua capitanía general de Venezuela] están plagados de defectos. […] Los departamentos que antes componían el virreinato de la Nueva Granada. El río Magdalena y el Cauca se han copiado de los trabajos de Humboldt, y de nuestro desgraciado compatriota Caldas […] la cordillera oriental es tomada de de los trabajos inéditos del ingeniero español don Vicente Talledo, lo mismo que las provincias de Cartagena, Santa Marta y Riohacha […]. La parte baja del Cauca y la provincia de Antioquia están conformes al mapa que formó por observaciones astronómicas el doctor José Manuel Restrepo. Lo interior de la provincia del Chocó y parte de la de Popayán están considerablemente mejoradas, siguiendo los mapas particulares de los señores Roche y Rafael Arboleda. En los departamentos de la antigua presidencia de Quito […] se ha copiado el mapa de don Pedro Maldonado, que se considera ser bien exacto. […] Los límites de Colombia con Guatemala y el Perú aun están inciertos; hemos seguido, pues, las líneas que nos han parecido mas arregladas a las disposiciones vagas del gobierno español acerca del territorio de sus antiguas colonias. Son igualmente inciertos los límites de Colombia con el nuevo imperio del Brasil y con las Guyanas antes holandesas […]”9.

Figura 3: Carta de la República de Colombia 1827

Figura 3: Carta de la República de Colombia 1827

David Rumsey Map Collection
http://www.davidrumsey.com/​luna/​servlet/​s/​v8fb77

20El mapa de Restrepo modela la imagen de un proceso exitoso o acabado de conversión del complejo sistema de administración territorial colonial (jurídico, político, religioso, militar, etc) en un espacio coherente, definido y delimitado en provincias claramente demarcadas; lo cual expresa más el deseo o el ideal administrativo, político y territorial de Restrepo, que una realidad política y territorial realmente existente en 1827, momento de publicación del Atlas. El mapa de Restrepo, en principio, debía ser ensamblado a partir de información cantonal (relieve, administración, economía, etc.) tal y como se desprende del decreto de 1823 del vicepresidente de la República, Francisco de Paula Santander, en el cual se ordena la elaboración de los mapas provinciales por sus respectivos gobernantes. Este ideal cartográfico, sin embargo, no se puede llevar a cabo efectivamente; lo impiden tanto la gran cantidad de mapas faltantes para componer una cartografía del nivel cantonal que cubriera todo el territorio nacional, como la carencia de reglas normativas de parte del estado en la producción local de mapas estandarizables o ensamblables.

  • 10 Tal y como ha argumentado David Livingston (1993, 2003), el lugar importa para la producción de con (...)

21La imagen de la naturaleza y de las características naturales del territorio era tan contextual como el resto de contenidos del mapa (fronteras, toponimia, etc.)10. Esto es fácil de comprobar al comparar el “mapa de Restrepo”, con el “mapa de Zea” producido cuatro años antes, también por iniciativa directa de miembros del gobierno de la nueva república, pero en Gran Bretaña. La historia detallada del contexto político, diplomático y comercial en el que fueron elaborados los mapas de Zea y Restrepo, escapan a los objetivos de este ensayo, pero son fundamentales pata entender las diferencias de apariencia y contenido de los mismos, incluyendo tanto formas de fronteras, como del mismo espacio natural y sus características. Veamos. El “mapa de Zea” o Colombia Tomada de Humboldt y de Otras Autoridades Recientes, fue grabado e impreso en Londres en 1823, para acompañar el libro Colombia: being a geographical, statistical, agricultural, commercial, and political account of that country, adapted for the general reader, the merchant, and the colonist, publicado por encargo de Francisco Antonio Zea, con el fin de promover la inversión, el comercio y la migración británica y europea al país. Mapas de Libro y mapa fueron producidos en el contexto de la misión diplomática a cargo de Zea, con la cual se buscaba obtener el reconocimiento del país por parte de las potencias internacionales, incluyendo la propia España y el Vaticano, así como conseguir un empréstito millonario para cubrir deudas de la campaña libertadora y para fomentar la agricultura, y el desarrollo del país a través de la inversión y la colonización europea. En esta presentación importa llamar la atención la manera como está ensamblada la naturaleza en el mapa para justificar las oportunidades de colonización y inversión extranjera del país en este “mapa de Zea”.

Figura 4: Francisco Antonio Zea - Colombia tomada de Humboldt y de otras autoridades recientes

Figura 4: Francisco Antonio Zea - Colombia tomada de Humboldt y de otras autoridades recientes

Sala de Libros Raros y Manuscritos - Biblioteca Luis Ángel Arango - Signatura 918.6 Z31c6

  • 11 Curiosamente ni el mapa ni el cartucho dan relevancia alguna al amazonas, que aparece como una regi (...)

22En efecto, el “mapa de Zea” hace del relieve montañoso el elemento principal del territorio Colombiano, que ocupa un lugar preponderante en el mapa y en su cartucho. Se trata de una característica importante del mapa y tal vez de su argumento a favor de la migración al país: investigadores del papel ideológico de la geografía en este periodo, como Mauricio Nieto, han mostrado la enorme importancia dada a las montañas por los criollos ilustrados en la reivindicación de las montanas ecuatoriales como lugares aptos para el desarrollo de la vida civilizada al estilo europeo. La alusión a Humboldt en el título del mapa y en la imagen del Chimborazo del parecen jugar en el mismo sentido, argumentando visualmente la riqueza del territorio, su situación privilegiada como tierra bañada por dos océanos, y dos grandes ríos Orinoco y Magdalena11 y la viabilidad de la civilización europea en la nueva República, alrededor de una idea de riqueza natural paradisiaca.

  • 12 Al respecto, ver, entre otros Harley (2005), Crampton (2003) Turnbull (1996), Diaz (2009).

23Son los elementos topográficos, mineros e hidrográficos ensamblados en este mapa los que hacen evidente su carácter propagandístico, si por propagandístico la propia esencia propositiva del mapa12. Esto es, como resaltaron recientemente Wood y Fels (2009) otorgarle una existencia y una ubicación a “la naturaleza”, atestiguando que “lo natural” -por ejemplo un árbol, un río, un montaña, etc- “existe” y que está “aquí” (esto es unificando el alegato de su carácter natural y de su existencia con la declaración de su ubicación); y en acoplar los conceptos de lo natural con el carácter inherente de lo cartográfico.

Conclusiones

  • 13 “By focusing our attention on […] what above all is supposed to be free of ideological construction (...)

24El carácter ideológico de los mapas se ha hecho evidente cuando se trata de hablar de fronteras políticas, soberanía, propiedad, toponímicos, unidades administrativas, etc. Menos evidente ha sido el consenso académico en cuanto el carácter ideológico –argumentativo- de todo mapa, particularmente cuando de contenidos “naturales” como ríos y montañas se trata (Bassett y Porter, 1991. Wood y Fels 2008)13. La distribución de las montañas en el mapa de Zea, entre muchos otros ejemplos –como se sugirió rápidamente aquí- debe poder analizarse como una argumento visual favorable a la inversión extranjera en el país y al reconocimiento político de la nueva república por parte de Gran Bretaña. Nuestra epistemología tiene a separar tan tajantemente “lo social” de “lo natural” que generalmente en nuestros análisis poco vemos la naturaleza como tecnología, como ideología o como ensamblaje. Hacer énfasis en las decisiones y selecciones realizadas en el ensamblaje del mapa, y destacar las similitudes que comparten mapas y otras tecnologías visuales de simulación de la naturaleza, es un camino, creo, que puede arrojar muchas sobre las características de una racionalidad cartográfica que permea, mucho más allá de los mapas, nuestra culturas, nuestra epistemologías, y nuestras disciplinas.

Topo da página

Bibliografia

Bassett Thomas J. and Philip W. Porter (1991) “From the Best Authoritie': The Mountains of Kong in the Cartography of West Africa”, The Journal of African History, Cambridge University Press, Vol. 32, No. 3, pp. 367-413

Crampton, Jeremy (2001), Maps as Social Constructions: Power, Communication and Visualization”, en: Progress in Human Geography, 25, 2001, pp 235-252

Crampton, Jeremy (2003), The Political Mapping of Cyberspace Edimburg: Edinburgh University Press.

Crosgrove Denis (2001) Appollo’s Eye: A Cartographic Genealogy of the Earth in the Western Imagination, Baltimore, The John Hopskins University Press,

Díaz Angel Sebastián (2008) “Fronteras políticas imaginadas en disputa: Cartografía y nacionalización de la cuenca andino-amazónica, segunda mitad del siglo XIX”, en Contribuciones a la historia de la cartografía en Colombia. Monografía para optar al título de Historiador, Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá.

Díaz Angel Sebastián (2009) “Aportes de Brian Harley a la nueva historia de la cartografía, y escenario actual del campo en Colombia, América Latina y el mundo”, en: Historia Crítica, Nº 39, Bogotá, Universidad de los Andes, 2009, pp 180-200.

Edney Matthew (2005), “The Origins and Development of J. B. Harley’s Cartographic Theories”, en:, Cartographica Monograph 54, Cartographica 40, nos. 1 & 2 Toronto: University of Toronto Press.

Haraway, Donna (1985), “Teddy Bear Patriarchy: Taxidermy in the Garden of Eden, New York City, 1908-36”, en: Social Text, Nº 11, 1984-1985, pp 20-64

Harley, Brian (2005), La Nueva Naturaleza de los Mapas, México: Fondo de Cultura Económica,

Jacob, Christian (2006), The Sovereign Map: Theoretical Approaches in Cartography through History, Chicago University of Chicago Press, 2006.

Jadgmann Anna Telse (2002), “La biografía visual de Colombia: el Atlas de 1889, leído como símbolo nacional”, en: Revista de Estudios Sociales, Bogotá, Universidad de los Andes, 2002, N° 13, pp. 56-65.

Johns, Adrian (1996), “natural history as print culture”, en: N. Jardine et al. (Ed.), Cultures of Natural History. Cambridge: Cambridge University Press, pp 106-124.

Lestingrant, Frank (1994) Mapping the Renaissance World: The Geographical Imagination in the Age of the Discovery. Berkeley: University of California Press.1994

Livingstone, David (1993). The Geographical Tradition: Episodes in the History of a Contested Enterprise, Chicago, Chicago University of Chicago Press.

Livingstone, David (2003), Putting Science in its Place, Geographies of Scientific Knowledge, Chicago, Chicago University of Chicago Press.

Nieto Olarte, Mauricio (2002), Remedios para el Imperio: Historia Natural y la Apropiación del Nuevo Mundo, Bogotá, ICANH,

Nieto Olarte, Mauricio (2006), La obra cartográfica de Francisco José de Caldas, Bogotá, Universidad de los Andes.

Panofsky, Erwin (1973), La perspectiva como forma simbólica, Barcelona: Tusquets Editores,

Pearson, Alastair and Michael Heffman (2009), The American geographical Society´s Map of Hispanic America: Million-Sacle mapping bewteen the Wars, en Imago Mundi Vol 6, part 2, 215-243

Pickles, John8 (2004), A History of Spaces: Cartographic Reason, Mapping and the Geo-Coded World, London: Routledge,

Quinn, Stephen Christopher (2006),Windows On Nature: The Great Habitat Dioramas of the American Museum of Natural History, New York: The American Museum of Natural History, Harry N. Abrams, Inc.

Turnbull, David (1989), Maps Are Territories: Science Is an Atlas: A Portfolio of Exhibits, reimpresión Chicago, Chicago University Press.

Turnbull, David (1996) “Cartography and Science in Early Modern Europe: Mapping the Construction of Knowledge Spaces”, en Imago Mundi, Vol. 48. pp. 5-24.

Wood, Denis (1992), The Power of Maps, New York,: The Guilford Press.

Wood Denis, and Jhon Feels (2008) The Natures of Maps: Cartographic Constructions of the Natural World, Chicago: University of Chicago Press.

Topo da página

Notas

1 Cita original en inglés “As an altar each diorama tells us a part of the story of salvation history: each has its special emblems indicating particular virtues. […] Each group of mammals forms a community structured by a natural division of function; the whole animal in the whole group is nature’s truth. The physiological division of labor that has informed the history of biology is embodied in these habitat groups which tell of communities and families, peacefully and hierarchically ordered. Sexual specialization of function […] is unobtrusively ubiquitous, unquestionable, right”

2 John Pickles, señala al respecto por ejemplo: “The fetishizing of the map was part of this wider fetishizing of vision and the construction of a particular visual optic and scopic regime that came into play in the nineteen century. It is one, I think, one that continues to inform much contemporary understanding of the geographic and cartographic imagination […]. Growing industrialization produced in the leading European countries a need for new media of pictorial representation. Technical innovations abounded. Many have become such commonplace items that we rarely even notice them today. Yet the resultant cultures of display transformed both public space and nature. […] to the more standard representational forms, such as maps, photographs and postcards, were added cosmoramas, dioramas, neroramas, ciclorramas, panoramas, pleoramas, each rendering the exotic and distant as a commodity for consumption” (2004, 134).

3 Sobre el poder sinóptico de los mapas y la ilusión de la “perspectiva total” y el involucramiento del lector, se han hecho múltiples análisis, por ejemplo Anna Telse Jagdmann señala al respecto: “Los mapas modernos como se generalizaran a partir del siglo XVIII conciben el mundo desde arriba, desde un punto de vista que parece abarcarlo todo, y donde ninguno de los elementos de la superficie terrestre se puede esconder detrás de otro, como sí sucede en una perspectiva frontal o panorámica. Más decisiva aún para la ilusión de objetividad de esa perspectiva es su inespecificidad. El punto de vista no es de nadie, o de nadie en particular o, lo que viene a ser lo mismo, puede incluir todos los puntos de vista particulares, imaginables. Por supuesto, esos puntos de vista particulares se reducen a los puntos de vista que esa perspectiva objetiva puede imaginar: los que miran la superficie terrestre desde un ángulo perpendicular a una altura más o menos considerable. Ese mapa […] invita a todos los lectores a ubicarse dentro de su propio espacio. A los lectores no les es dado sustraérsele, pues son ellos mismos quienes se ubican dentro de él […] El lector está dentro y fuera del mapa al mismo tiempo, observando la realidad desde la realidad misma”, (2002, 58-59).

4 Al respecto ver por ejemplo Turnbull (1989).

5 La literatura en este sentido es amplísima, además de los famosos escritos de Brian Harley (2005), se debe nombrar entre otros los documentos de Denis Wood (1992), Jeremy W. Crampton (2001), Christian Jacob (1992, 2006).

6 "Del rigor en la ciencia", Jorge Luis Borges: “En aquel Imperio, el Arte de la Cartografía logró tal Perfección que el Mapa de una sola Provincia ocupaba toda una Ciudad, y el Mapa del Imperio, toda una Provincia. Con el tiempo, estos Mapas Desmesurados no satisficieron y los Colegios de Cartógrafos levantaron un Mapa del Imperio, que tenía el Tamaño del Imperio y coincidía puntualmente con él. Menos Adictas al Estudio de la Cartografía, las Generaciones Siguientes entendieron que ese dilatado Mapa era Inútil y no sin Impiedad lo entregaron a las Inclemencias del Sol y los Inviernos. En los Desiertos del Oeste perduran despedazadas Ruinas del Mapa, habitadas por Animales y por Mendigos; en todo el País no hay otra reliquia de las Disciplinas Geográficas. Suárez Miranda: Viajes de varones prudentes, libro cuarto, cap. XLV, Lérida, 1658.”

7 “Lestingrant discussion of bricolage in the mapping practices of the sixteen-century cartographer and cosmologist Andre Thevet describes how sixteen-century mapping functioned through practices of borrowing, grafting, and building on prior forms and practices. According to Thevet, the cosmographers art necessarily involved a recourse to disparate materials, often to humble extractions, and left the field open to inventive genius of a manipulator. The first task was one of montage: the grafting of these fragments of empirical information (often without scale or standard projection) onto the theoretical framework, and the articulating of disparate pieces of diverse origin onto the preconstructed whole of a mappa mundi. Often this required collage, the combination of two or more distinct modes of construction: By collage the cartographer juxtaposed the space of the portolan, with its canvas defining areas of winds, with a graduated double scale of latitude and longitude which, properly speaking, arose from the system of geographical projection. Maps were produced of necessity in these ways and, as a result, bore the traces of past mapping practices, local systems of representation and internally contradictory forms. In modern terms, the cartographer´s responsibility was one of articulating and ´smoothing out` the differences, but the map was in fact a bricolage”

8 Tabla elaborada por el autor adaptando una incluida en Matthew H. Edney (2005,42),

9 José Manuel Restrepo. Historia de la revolución de la República de Colombia, por José Manuel Restrepo, Secretario del Interior del poder ejecutivo de la misma República. Atlas. Paris, Librería Americana, Calle del Temple, no. 69. Imprenta de David, Calle del arrabal Poissonniere, no. 6 en Paris. 1827. Pág. 5. Cometarios y referencias de este presentes en Anna Telse Jagdmann, Del poder y la geografía. La cartografía como fuente de legitimación en Colombia, Tesis de doctorado, Freie Universitat, Berlin, 2006. Lucia Duque Muñoz, “Territorio nacional, cartografía y poder en la Nueva Granada a mediados del siglo XIX”, en: Les Cahiers ALHIM, Université,Paris 8, No 15, 2008, pág. 119-137, disponible en http://razoncartografica.googlepages.com/Artculo_con_figuras_Duque.pdf [consultado en mayo de 2009].

10 Tal y como ha argumentado David Livingston (1993, 2003), el lugar importa para la producción de conocimientos geográficos, y no solo en términos de los lugares ubicados en el mapa, sino también en términos del lugar en donde físicamente es elaborado el mapa y de los espacios en los que circula.

11 Curiosamente ni el mapa ni el cartucho dan relevancia alguna al amazonas, que aparece como una región abierta, en blanco y sin relieve. Un análisis de la transformación de la actitud de los países hacia la región amazónica puede verse en Diaz (2008).

12 Al respecto, ver, entre otros Harley (2005), Crampton (2003) Turnbull (1996), Diaz (2009).

13 “By focusing our attention on […] what above all is supposed to be free of ideological construction – mapped wildlife, earthquakes, hurricanes, mountains, canyons, birds, butterflies, pinnipeds, ecosystems, landforms, vegetation, topography – we show that it is the map, hardly alone, in collaboration with other sign systems, which creates ideology, transforms the world into ideology, and by printing the world on paper constructs the ideological. It doesn’t matter what has the map’s attention. Whatever its subject is will be turned into something it isn’t and in the process inescapably, unavoidably made ideological. At a minimum, at the most atomistic, it will be a construction, an invention, a conception, something drawn not from the world but from the mind of men and women; for maps are made not of wildlife, earthquakes, hurricanes, mountains, canyons, birds, but of signs – these themselves composed of marks and concepts […] It is with the posting that nature is made spatial. The claims, that it is, and that it is there, reinforce each other. The there claim implies a reality test, that you can go there and look, a test that rises to the level of a challenge: ‘‘Why would we put it there if it weren’t so? Check it out if you want!’’ Insisting that something is there is a uniquely powerful way of insisting that something is. Mapped things – no matter how conceptually daunting – possess such extraordinary credibility that they’re capable of propelling into popular discourse abstruse abstractions cantilevered from abstruse abstractions: high pressure cells, El Niño, seafloor spreading, thermohaline circulation. […] through spatial magic the existence of the tree is transmuted into the existence of a forest, the existence of the forest is transfigured into the existence of an ecosystem, the existence of the ecosystem is transmogrified into the existence of nature. Nature. In space. As a spatial thing”.
(Wood y Fels, 2008, 6)

Topo da página

Índice das ilustrações

Título Figura 1: Mountain Gorilla
Créditos Akeley Hall of African Mammals
URL http://terrabrasilis.revues.org/docannexe/image/1177/img-1.jpg
Ficheiros image/jpeg, 96k
Título Figura 2. Ensamblando el diorama de elefantes
URL http://terrabrasilis.revues.org/docannexe/image/1177/img-2.png
Ficheiros image/png, 347k
Título Figura 3: Carta de la República de Colombia 1827
Créditos David Rumsey Map Collectionhttp://www.davidrumsey.com/​luna/​servlet/​s/​v8fb77
URL http://terrabrasilis.revues.org/docannexe/image/1177/img-3.png
Ficheiros image/png, 5,5M
Título Figura 4: Francisco Antonio Zea - Colombia tomada de Humboldt y de otras autoridades recientes
Créditos Sala de Libros Raros y Manuscritos - Biblioteca Luis Ángel Arango - Signatura 918.6 Z31c6
URL http://terrabrasilis.revues.org/docannexe/image/1177/img-4.png
Ficheiros image/png, 343k
Topo da página

Para citar este artigo

Referência eletrónica

Sebastián Díaz Ángel., « Mapas y dioramas », Terra Brasilis (Nova Série) [Online], 4 | 2015, posto online no dia 12 Fevereiro 2015, consultado o 24 Março 2017. URL : http://terrabrasilis.revues.org/1177 ; DOI : 10.4000/terrabrasilis.1177

Topo da página

Autor

Sebastián Díaz Ángel.

Investigador asociado al CEHIS Universidad Externado de Colombia.

Topo da página

Direitos de autor

© Rede Brasileira de História da Geografia e Geografia Histórica

Topo da página
  • Les cahiers de Revues.org